Con el paso del tiempo, las limas de endodoncia se han convertido en un sofisticado instrumento, cada vez más seguro, preciso y cómodo. Además, aspectos tan importantes como la forma de su punta o la flexibilidad de la lima hacen que no todas sean igual de eficaces en determinados tratamientos.

Aunque es cierto que depende mucho de la metodología del endodoncista, ya que los hay que son más conservadores que otros, según cada caso clínico es más recomendable usar un tipo de lima u otro. A continuación vamos a dar 5 ejemplos de escenarios que un odontólogo se puede encontrar en su día a día y te recomendamos qué lima es más adecuada para cada tratamiento.

1- Lima indicada para conductos muy estrechos y/o calcificados en pacientes con Bruxismo

Las limas más adecuadas son aquellas que cuentan con una sección transversal en forma de D y un tratamiento especial en el acero inoxidable. Su resistencia es hasta un 50% mayor que la de una lima K, facilitando la instrumentación con una penetración mejorada en dichos conductos radiculares y dotándola de una alta resistencia a la fractura.

2- Lima para conductos extremadamente curvos y que facilitan la eliminación de detritus

Las limas con su sección transversal en forma de rectángulo y con tan solo 2 puntos de corte son las más precisas en ese escenario. Además, obtenemos con este tipo de sección de corte hasta 71 grados desde la pared del conducto radicular para facilitar la eliminación máxima de residuos dentinarios y así prevenir lo máximo posible una fractura de la lima.

3- Lima rotatoria para permeabilizar el conducto radicular y facilitar la posterior conformación del conducto

En este caso, las limas rotatorias de acero inoxidable (fibra dura patentada) son las que mejor permiten trazar una vía de permeabilidad rápida y efectiva. Además, deben contar con bordes afilados que les permitan conseguir una superficie tipo espejo en el conducto, evitando indeseados escalones.

4- Lima para la conformación del conducto respetando su anatomía

Limas rotatorias de NiTi (Níquel Titanio) con tratamiento térmico en la punta y basadas en la anatomía dental. Para un seguimiento seguro del canal radicular con reducción del efecto atornillado aportando a la instrumentación de los conductos un equilibrio entre flexibilidad y resistencia al mismo tiempo.

5- Lima para retratamiento de endodoncia sin uso de disolventes

El material más recomendable es una combinación de limas de acero inoxidable de fibra dura y de NiTi, con un tratamiento térmico (tercio medio y apical) con punta inactiva. El diseño de estriado debe permitir evitar el uso de disolventes para reblandecer la gutapercha de forma no traumática, ni tóxica para el tejido periapical, evitando el transporte y/o la eliminación excesiva de la dentina.

Recomendaciones de Tecnología para la Salud en cada tratamiento:

  1. Limas manuales DFinder
  2. Limas RT
  3. Limas Super Files MGP
  4. Limas Silk
  5. Limas GRP