Cómo mejorar la confianza en la clínica dental tras la COVID-19

Confianza clínica dental COVID-19

Cualquier paciente que reflexione desde su casa sobre si debería ir a una clínica dental en plena pandemia de COVID-19 puede pensar que se trata de un riesgo innecesario si “no le duele nada”. Esto puede provocar que esa persona espere para acudir al dentista hasta tener complicaciones graves, como una periodontitis, o que interrumpa tratamientos en mitad del proceso.

No es de extrañar que se pueda tener esa “desconfianza” hacia la clínica dental. Es un lugar donde el paciente tiene que quitarse la mascarilla y el dentista está muy cerca de él, incluso tocándole la boca. Por no hablar del miedo a la posibilidad de que en la sala de espera haya demasiada gente.

Para mejorar la confianza de los pacientes en la clínica dental tras la COVID-19 se pueden realizar varias acciones. Muchas de ellas es posible que ya las lleves a cabo, como medidas de seguridad, pero nunca está de más comunicarlas al paciente o hacerlas delante de él para que las vea. Ya sabes que el refranero en estos temas es de gran ayuda y por eso “además de serlo, hay que parecerlo”.

Extremar las medidas de desinfección y comunicarlo a los pacientes

Una clínica dental siempre debería contar con un protocolo de lavado, desinfección y esterilización regulado por el Real Decreto 1591/2009, de 16 de octubre, por el Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos y por varias normas europeas.

Sin embargo, con la llegada de la COVID-19, estas medidas todavía toman más relevancia y la aparatología juega un papel aún más importante en las clínicas. Sistemas de desinfección como Higyenium o autoclaves como los de Mocom cuentan con avances tecnológicos que convierten la desinfección, lavado y esterilización de la clínica en un proceso sencillo y seguro.

Al colgar carteles en la clínica indicando que se realizan esos procesos de desinfección con las mejores máquinas del mercado, o incluso explicando fácilmente en qué consiste el proceso, se logra dar una sensación de transparencia y confianza extra a los pacientes.

Llevar a cabo todas las medidas de protección posibles

Usar guantes de usar y tirar, gafas protectoras y mascarilla son solo algunas de las medidas que ayudan a transmitir confianza a los pacientes, además de contribuir al efecto barrera y evitar la contaminación cruzada. Incluso hay clínicas en las que se opta por poner patucos y gorros desechables.

Otra manera de demostrar que el riesgo de contagio en la clínica dental es mínimo es quitar el plástico de cualquiera de los materiales o instrumentos que vayamos a usar delante del paciente. De esta forma, verá que está esterilizado y que solo se va a usar con él.

Otros actos que se pueden intentar hacer en la vista del paciente son el lavado de manos o la desinfección de las superficies antes y después de la intervención.

También se recomienda que, antes de cualquier intervención, el paciente enjuague un colutorio (salvo clorhexidina) durante 30 segundos, ya sea peróxido hidrógeno al 1% o povidona iodada al 0.2%. Además, antes de entrar a la consulta hay que tomar la temperatura del paciente y, en caso de tener fiebre, no se le podrá atender.

Ganar confianza clínica dental COVID-19

Reducir el aforo de la clínica dental

Igual que en el resto de establecimientos y espacios cerrados, las clínicas dentales tienen que reducir el aforo para garantizar que pueda existir una distancia de 1,5 metros entre personas. Esto afecta a dos sitios muy concretos de la clínica: la recepción y la sala de espera.

Para la recepción es indispensable que se mantenga un orden y no estén más personas levantadas que las que se puedan estar atendiendo respetando la distancia de seguridad. En cuanto a la sala de espera, hay que colocar las sillas a una distancia mínima de 1,5 metros y retirar todas las revistas, así como los juguetes para los más pequeños.

Mejorar la comunicación dentista-paciente y paciente-dentista

La comunicación es vital para transmitir seguridad al paciente. Por ello, como venimos recomendando a lo largo del artículo, es muy importante informar por qué se llevan a cabo acciones que previenen la transmisión del coronavirus en la clínica. Gestos como explicar que se debe enjuagar la boca con un colutorio para desinfectar la boca o incluso enseñar las máquinas con las que se esterilizan los instrumentos son formas de generar confianza.

Además, aunque en la situación actual el término “proximidad” tenga que entenderse de forma figurada, las nuevas tecnologías nos ponen al alcance muchas formas de atender en remoto de forma “próxima”, entre ellas las videoconsultas, el chatbot, las redes sociales o la página web.

Aun así, el paciente también debe tomar su papel en este asunto y es necesario hacerle entender que se trata de un tiempo donde hay que tener mucha responsabilidad. Por lo tanto, debe advertir con antelación a la clínica dental en caso de haber notado algún síntoma de la COVID-19 en los últimos días o si ha estado en contacto con alguna persona infectada. ¡A él también le gustaría que lo hicieran otros pacientes!

Transparencia, medidas de seguridad y comunicación, las claves para recuperar la confianza en las clínicas dentales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies